Acuerdos de la Habana: Votar sí al plebiscito refrendatorio.

Tomado del periódico El Bancario 9, Bogotá D.C., julio - agosto de 2016

El sí triunfante traerá remozado entusiasmo a las huestes de los trabajadores y los sectores populares, que será aliciente determinante para emprender victoriosos el camino de la preparación del paro nacional contra la política económica y social del gobierno.

Por: Juan Francisco Sánchez Zambrano.
Presidente nacional ACEB.

El acuerdo logrado entre el gobierno nacional y las Farc en La Habana el pasado 23 de junio sobre el cese bilateral y definitivo del fuego y el mecanismo de refrendación de los acuerdos, tiene el inmenso valor para los colombianos de poner punto final a un conflicto armado que en cerca de 50 años deja como saldo de esta gran tragedia nacional 230 mil muertos, 50 mil desaparecidos y 7 millones de desplazados. Conflicto que se ha percibido por las mayorías como el más grande obstáculo atravesado en la ruta del progreso y el mejor vivir.

Superar esta violencia es la urgencia de la hora para la sociedad colombiana y especialmente para los trabajadores y los sectores populares, quienes en todos estos años de conflicto armado hemos visto cómo solo sirvió para que se creara un ambiente de terror y recorte de derechos democráticos, lo que ha limitado la movilización y la protesta ciudadana, tan necesarias para lograr adelantar en mejor forma las luchas por las transformaciones democráticas y progresistas que requieren los trabajadores y el pueblo. Por el contrario, acompañando el largo periodo de violencia y prevalida de ese ambiente se ha mantenido una actitud de las castas gobernantes de impulsar, por un lado, la estigmatización contra el movimiento sindical y todo aquel que luche por sus derechos, pretendiendo que la sociedad lo asimile a quienes generan violencia y deslegitimar así sus luchas; y de otro lado, poder profundizar la negación o arrebatamiento de los derechos a los trabajadores, desmejorar las condiciones de vida del pueblo, desesperanzarlos organizativa y políticamente, y continuar con la entrega de la soberanía nacional.

La violencia ha impedido poner en la agenda de la sociedad colombiana, con la importancia necesaria, como uno de los principales problemas a resolver, lo relativo a mejores condiciones laborales para los trabajadores, las garantías para su derecho de asociación y negociación colectiva, la modificación de un modelo de desarrollo, como el neoliberal, que trajo consigo privatizaciones, abaratamiento de la mano de obra, entrega del capital nacional a grandes multinacionales, quiebra y empobrecimiento del campo colombiano, degradación de las condiciones medioambientales, más impuestos sobre los sectores menos favorecidos que hacen mas difícil su diario vivir, tratados de libre comercio que arruinan la producción nacional. Estos temas han sido el objeto del encuentro de organizaciones sindicales, sociales y políticas realizado este 8 y 9 de julio, en el que participamos y del que transcribimos apartes de su declaración política:

“El encuentro nacional de organizaciones sindicales, sociales y políticas expresa su apoyo a las negociaciones del gobierno nacional con las guerrillas para poner fin al conflicto armado interno, saluda la firma de los acuerdos de La Habana y reitera el compromiso de impulsar el voto positivo en el plebiscito de refrendación de los acuerdos con una campaña independiente a la del gobierno. Firme con este compromiso se realizarán jornadas nacionales y regionales de sensibilización por el sí en el plebiscito”.

“El encuentro nacional de organizaciones sindicales sociales y políticas denuncia que el gobierno nacional no ha tenido la voluntad política ni de negociar y mucho menos de solucionar favorable a la nación y el pueblo las justas peticiones. En consecuencia, hace un llamado a la población a preparar el paro nacional para el mes de octubre, seguros que alrededor del pliego de peticiones de quince puntos se congregarán todos los sectores económicos y sociales que buscamos la construcción de una nación con plena soberanía económica y política que permita el desarrollo de nuestra producción nacional y el goce de un bienestar que cobije a la inmensa mayoría de los colombianos”.

La ACEB se encuentra comprometida para lograr que el anhelo de las mayorías de erradicar la violencia se concrete, siendo ahora el mecanismo para ello, el plebiscito refrendatorio que deberá convocarse seguramente antes de octubre y a través del cual los colombianos expresarán su aprobación a los acuerdos de La Habana, y en el que votando por el sí se cerrará el capítulo de luto y dolor que trajo este equivocado conflicto armado.

El camino para el triunfo del sí no está exento de dificultades. Agazapado unas veces y frentero otras, asecha el expresidente Uribe, principal enemigo de este proceso, quien cifra la posibilidad de su vigencia política en la continuidad de la guerra de la cual saca réditos políticos y de la que se aprovechan económicamente él y sus socios, los sectores más reaccionarios de la sociedad colombiana, vinculados a sectores del campo y del empresariado, ellos cabalgan sobre la desinformación, apoyados también en el terror que ejercen sobre la población de amplias zonas del territorio nacional las bandas armadas que les son aliadas. Lo cual los proyecta como un peligro que no debe ser despreciado y que obliga a que, camino al triunfo del sí en el plebiscito, no nos dejemos confundir y asumamos este logro como el principal objetivo de la hora, para luego sí desarrollar en mejor forma las luchas a las que le hemos dedicado toda la vida.

Nuestro llamado a los trabajadores bancarios es a que nos unámonos todos alrededor del sí en el plebiscito refrendatorio, con el cual el pueblo de Colombia aprobará los acuerdos de La Habana que pondrán fin al conflicto armado. El sí triunfante traerá remozado entusiasmo a las huestes de los trabajadores y los sectores populares, que será aliciente determinante para emprender victoriosos el camino de la preparación del paro nacional contra la política económica y social del gobierno.

Estamos por el sí para que cese el conflicto armado, pero no compartimos ninguna de las medidas adoptadas por el gobierno de Juan Manuel Santos, las que hemos denunciado y que combatiremos en el paro que estamos organizando para el mes de octubre del presente año. ¡Sí en el plebiscito, sí al paro nacional!