La Bagatela 41: ¡Petro se queda!